“Me gusta la òpera ambientada al modo clàsico pero asumo que hay que innovar”

ANNA PIROZZI | SOPRANO

La cantante napolitana debuta el jueves en el Campoamor en el papel de Amelia en “Un ballo in maschera” de Verdi

La carrera lírica de la napolitana Anna Pirozzi no es en absoluto estándar. Fue cantante de pop hasta los 25 años, pero un día la ópera se cruzó en su camino, se enamoró perdidamente del bel canto y ya no hubo marcha atrás. Comenzó a formarse y su voz le ha llevado a situarse en un lugar estelar entre las sopranos italianas. El viaje no ha sido demasiado largo, pero sí hermoso. Debutó con Riccardo Muti como Abigaille en ‘Nabucco’ en Salzburgo y ha recorrido el mundo cantando de Florencia a Bolonia, pasando por Parma, Leipzig, Montecarlo, Stturgart, Pekín, Berlín, Verona y también la Scala de Milán, el Covent Garden de Londres, el Regio de Turín, la Ópera de Berlín o el Teatro Real de Madrid. Un carrerón que estos días la tiene ensayando por vez primera en Oviedo para convertirse en la Amelia de ‘Un ballo in maschera’ que el jueves se estrena en el Campoamor. La Orquesta Sinfónica del Principado bajo la dirección del Gianluca Marcianò pone la música y Fabio Ceresa está al frente de la propuesta escénica.

-¿Qué supone Verdi en su carrera?

-Todo. Verdi llegó muy pronto a mi vida. Mi primer papel fue Abigaille de ‘Nabucco’ y mi debut en un gran teatro fue con Amelia en Turín. Tiene el corazón, la pasión, los sentimientos más puros.

-¿Y qué tiene Amelia?

-Amo este papel, es muy satisfatorio para una cantante porque tiene dos grandes arias, y permite representar sentimientos como el amor, la pasión. Adoro su carácter.

-Ha hecho muchas veces este papel, ¿qué tiene esta producción de Oviedo respecto a otras?

-Esta producción de Oviedo es muy particular, yo siempre hago producciones muy clásicas, y esta lo es para el vestuario y todo lo demás, es muy bella, muy plástica, pero tiene una escena de Amelia del segundo acto, cuando ella va al campo a buscar la hierba que Ulrica le dice que ha tomar para curarse del amor de Gustavo y acude a una especie de fumadero de opio. Esta es la particularidad, el resto es muy clásico. Es bueno, me gusta cambiar, probar formas diferentes de hacer.

-¿Cómo está siendo el trabajo con sus compañeros, empezando por José Bros?

-Con él ya había cantado, es la tercera producción en la que trabajamos, nos conocemos bien, conectamos. Y luego está Juan Rodríguez, a quien conocí en Las Palmas, un ‘bravísimo’ cantante. Todo el elenco son personas con las que se trabaja muy bien.

-Debuta en Oviedo. ¿Qué tal la experiencia?

-Es la primera vez que estoy en este teatro en el que han actuado grandes cantantes y con una gran tradición y un amor a la ópera inmenso, de modo que espero que el público disfrute y aprecie mi interpretación. Me hace muy feliz estar aquí.

-Ha actuado mucho en España y creo que le gusta enormemente el público.

-Sí, muchísimo, en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Menorca… Me encanta el público español, es muy caluroso, como el italiano.

-Antes de dedicarse a la ópera, fue cantante de pop.

-Sí. Era cantante de pop, a los 25 años decidí estudiar en el conservatorio porque descubrí la ópera, tuve un flechado y he tenido la gran suerte de poder trabajar en este mundo.

-¿Fue difícil comenzar tan tarde?

-Fue el destino, por fortuna mi voz ha respondido muy bien a este tipo de canto. Mi maestro ya desde la primera lección me dijo que contaba con las condiciones para la ópera, que mi voz tenía una predisposición natural. He estudiado muchísimo a lo largo de los años y el amor por la ópera y el canto me permitieron debutar con una voz ya madura.

-Y abandonó el pop para siempre.

-No es compatible, son impostaciones distintas de la voz, tuve que elegir y me quedé con la ópera.

-Y en la ópera, decía antes que le gustan las propuestas escénicas más clásicas.

-Estoy hecha a la antigua, me gustan las óperas ambientadas al modo clásico, en el periodo en el que se desarrollan, pero entiendo que hay que innovar en la escena, pero no deben cambiarse el libreto o la dramaturgia.

-Ha cantado en varias ocasiones con Plácido Domingo. ¿Qué opina de las acusaciones de acoso contra él?

-Yo he colaborado bastantes veces con Plácido Domingo y el próximo mes voy a cantar con él en Valencia ‘Nabucco’. Es educado, sencillo, me ha sorprendido su humildad, conmigo siempre ha sido gentil y amable. Todo esto son cosas de treinta años atrás, me resulta molesto, no me gusta esta polémica, es un grandísimo artista y una gran persona.


M. F. ANTUÑA
GIJÓN.
Domingo, 10 noviembre 2019, 03:51


 
Original post is available here:
EL COMERCIO – “Me gusta la ópera ambientada al modo clásico pero asumo que hay que innovar”
 

Share:

Leave a Comment

Your email address will not be published.

*